Que es Seicho no-ie?

Es una filosofía de origen japonés fundada el 1º  de marzo de 1930 por el profesor Masaharu Taniguchi . La enseñanza de Seicho-No-Ie exhorta a las personas a vivificar todas las cosas y a vivir en armonía con todo y con todos. Siendo así, no hay necesidad de inclinarse a Seicho-No-Ie, rechazando las demás enseñanzas. Por eso, no exige que las personas se conviertan a Seicho-No-Ie, abandonando su religión. Aquellos que ya tienen una religión pueden continuar con ella. Si Seicho-No-Ie incitase a las personas a abandonar su religión para pertenecer a ella, estaría tomando una posición exclusivista y sería, apenas, una secta religiosa más, en oposición a otras. Pero, Seicho-No-Ie no es una secta religiosa, ya que sus enseñanzas pueden ser seguidas por cualquier persona, de cualquier religión.

¿Qué enseña?

La esencia de la enseñanza de Seicho-No-Ie es que solamente Dios y el mundo de la Imagen Verdadera creado por Dios es realidad, que originariamente el hombre es hijo de Dios. En el mundo de la Imagen Verdadera el hombre es creado a la imagen de Dios y ya por eso posee todas las virtudes de Dios tales como Sabiduría infinita, Amor infinito, Vida infinita, Provisión infinita, Alegría infinita y Armonía infinita.

El mundo de la Imagen Verdadera, creado por Dios, es maravilloso, perfecto, armonioso. Aquí y ahora está eternamente presente la creación de Dios. Cuando visualizamos concentradamente el mundo de la Imagen Verdadera y despertamos para la Verdad de que somos una realidad espiritual, perfecta y armoniosa, desaparece la ilusión y surgen la salud perfecta, la armonía y la felicidad. Al visualizar el mundo de la Imagen Verdadera, el hombre comienza a tener una vida divina, incluso viviendo en este mundo.

En el mundo de la Imagen Verdadera, el hombre, hijo de Dios, está exento de pecado, de enfermedad y está libre de la miseria, del sufrimiento y de las angustias. La humanidad no necesita cargar el peso del pecado original. Hasta ahora, la conciencia del pecado ha encubierto la naturaleza divina del hombre. Sin embargo, cuando quita esta envoltura (pecado), aparece la Imagen Verdadera armoniosa y perfecta del hombre.